18 Abril 2006
Entrevista a Patricio Herman publicada en "Estrategia", 18/04/06

Sobreexplotación del Suelo Afectará Futuro de El Golf

Para el vocero de la agrupación Defendamos la Ciudad, las autoridades deben contemplar la opinión ciudadana ante los cambios de infraestructura y urbanismo.

L os cambios de infraestructura y vialidad de los últimos años han desarrollado consigo organizaciones tendientes a defender el derecho ciudadano ante la vorágine expansiva y, en ese plano, el fundador de Defendamos la Ciudad, Patricio Herman, ganó un lugar de privilegio gracias a la constante fiscalización efectuada por su grupo. -En el plano legal, ¿qué proposiciones tienen ante las numerosas obras públicas inauguradas en el último tiempo? -Que en Chile exista una ley de captura parcial de las plusvalías que se producen, como consecuencia de decisiones públicas u obras decididas por la autoridad. Por ejemplo, con el tema de la Línea 4 del Metro, uno de los grandes beneficiados fue el grupo de la Viña Cousiño Macul, que está construyendo casas cerca de una estación. Consideramos que quien toma la decisión, obtenga un porcentaje de la ganancia, tras la implementación del Metro, autopistas o cambios de uso de suelo, y que ese dinero se invierta para mejorar la ciudad. -Actualmente, uno de los puntos más desarrollados en el sector inmobiliario es El Golf, ¿cuál es su opinión respecto al crecimiento de ese lugar? -Hace 30 años el barrio El Golf tenía una densidad de 40 habitantes por hectárea y hoy día estamos llegando a los 5.000 habitantes. En aquella época, se liberaba 70% del suelo para áreas verdes, pero luego se fusionaron los predios para obtener paños donde levantar torres y se eliminaron estas zonas. En El Golf se da lo que los técnicos llaman Òislas de calorÓ. Hay un desequilibrio ambiental, y consecuencia de ello, de desarrollo urbano, porque no se han ejecutado obras viales que respalden el aumento de la densidad habitacional. Ante esto, es necesario desarrollar nuevos barrios. Lo peor es saturar los barrios existentes, ya que se destrozan y se echan a perder. El barrio El Golf es un lugar de moda, pero en 20 años más no va ser moda, va a ser ÒrascaÓ, tras la sobreexplotación del recurso suelo. -Entonces, ¿el barrio El Golf entró en un camino sin retorno? -El Golf es un enfermo no terminal, pero tiene recuperación en la medida que las autoridades se pongan las pilas y dejen de actuar con esa exacerbada vocación inmobiliaria. -Ante esta situación, ¿qué otro sector podría ser atractivo como alternativa para continuar construyendo oficinas? -Un sector es Nueva Las Condes, donde se están desarrollando varios edificios. La idea es hacer las ciudades en función de los ciudadanos, considerando los equilibrios. -Su organización tuvo un rol importante en la crítica a las autopistas urbanas, ¿cuál es el análisis actual? -Es posible que solucionen el problema durante los primeros meses, pero a la larga son más problemas que beneficios. Está demostrado que tener autopistas es contraproducente. Además, llenarnos de carreteras en un plazo tan corto es muy delicado. Se han producido gran cantidad de errores. Uno brutal es la pretensión de Costanera Norte de cobrar por una tarifa de congestión. Los funcionarios del Estado no resguardaron los intereses de la comunidad y cuidaron el bolsillo a los inversionistas extranjeros. -Ustedes están enfrentados al Municipio de Las Condes por la investigación de 19 permisos de edificación, ¿qué buscan con la revisión de los proyectos? -Estamos pidiendo copias de todos los permisos, no solamente de los 19 señalados, sino de todos los otorgados tras la puesta en vigencia del nuevo plan regulador. Tenemos fundadas sospechas que no son sólo 19 los irregulares, sino muchos más. Vocación Ciudadana Tras tres décadas en el área comercial de una multinacional, Patricio Herman Pacheco es la voz de Defendamos la Ciudad. ÒSomos una agrupación ciudadana de 35 voluntarios que desarrollamos una tarea de fiscalización ciudadana ad honorem, en el ámbito urbano ambiental, obras públicas y patrimonio histórico, como consecuencia de la inacción del Estado, explicó Herman.




Inicia sesión para enviar comentarios