15 Febrero 2013

"Necesitamos un proyecto de ley urbano que sea armónico y coherente con las ciudades del Primer Mundo"

Acompañado por Patricio Herman, Presidente de la Fundación Defendamos la Ciudad, el candidato presidencial del Partido Progresista Marco Enríquez-Ominami manifestó su preocupación respecto de las crecientes pérdidas de áreas verdes en las ciudades. Esto producto del artículo 59 de la Ley General de Urbanismo –del año 2004–, que permite que áreas verdes se transformen en proyectos inmobiliarios.

El presidenciable llegó hasta el Parque Forestal, en el frontis del Museo de Arte Contemporáneo, lugar donde compartió con arquitectos y ciudadanos de diversas comunas.

En el lugar, Patricio Herman declaró: "A raíz de una equivocada legislación publicada en el Diario Oficial en enero de 2004, se permite que en todas las ciudades del país se puedan disponer libremente de áreas verdes privadas para transformarlas en aptas para negocios inmobiliarios. Esto se llama: caducidad de la declaratoria de utilidad pública que ya cumplió su plazo". Herman agregó que en muchas comunas se están solicitando las aprobaciones para la libre disposición de las áreas verdes.

“En la comuna de Pudahuel ya se inutilizaron 7 hectáreas verdes adyacentes a la ruta 68, con los consabidos reclamos de los vecinos que disfrutaban de ellas, y en la ciudad de Quilpué sucedió otro tanto con 22 hectáreas”, ejemplificó el líder de Defendamos la Ciudad.

"Hacemos un llamado al Gobierno para que el primer día de marzo se derogue esta legislación y se presente un proyecto de ley, sustentable, armónico y coherente con la ciudades del primer mundo", afirmó Enríquez-Ominami, y agregó: “Promoveremos la defensa de las áreas verdes, espacios que mejoran la calidad de vida de todos los ciudadanos –en especial de aquellos con menores recursos– ya que consideramos que son claves para lograr igualdad en otros ámbitos de la vida”.

El presidenciable respondió también preguntas sobre la fallida reunión de la dirigencia del Partido Progresista con el presidente de la Democracia Cristiana. "No creo que los problemas de Chile deban supeditarse a la agenda de un partido. Lamento que la DC ponga dificultades a un encuentro que se viene gestando desde hace tres años. Este es un tren progresista que va a llegar a primera vuelta con el objetivo de la victoria, pero es un tren que está dispuesto a detenerse a conversar y dialogar. Que quede en evidencia que, una vez más, al igual que en 2009 y después de cuatro invitaciones, es una parte de la Concertación que no está dispuesta a construir diálogo programático".

Marcos Ortiz F.

Prensa Movimiento Progresista

9829 7782

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.



1 comentario

  • Enlace al Comentario Francisco Z. Lantos 20 Marzo 2013 Francisco Z. Lantos

    LAS CIUDADES QUE NECESITAMOS

    Sabiendo que en el Universo, cualquier organismo vivo, sea este un individuo o un conjunto del ecosistema de distintos tamaños, está concebido con un sistema orgánico, lo que significa que son definidas en su tamaño, ordenadas en su estructura y expresivas en su forma, reflejando sus contenidos siempre como Belleza, y como las construcciones que realizan los animales superiores reflejan estos mismos principios, así tienen que ser también las obras arquitectónicas y urbanísticas de nuestros futuros asentamientos humanos, significarían que éstos tenían que ser definidos en sus tamaños y dentro de una escala humana, tenían que tener una estructura clara y ordenada y una forma que refleje fielmente su contenido y que se adapten armoniosamente con su medio ambiente natural en que están ubicados.

    Para cumplir estos requisitos, en nuestras circunstancias, el tamaño máximo de una ciudad será de 1.000.000 de habitantes, el ideal de 500.000 y aceptable todos por debajo de estas cifras.

    Ahora, tomando en consideración el enorme volumen de construcción que debido a la antinatural y desenfrenada expansión demográfica, el aumento y la rápida expansión de la materialista demanda de nuestra sociedad consumista y la fiebre migratoria desde las zonas rurales hacia nuestras conurbaciones, tenemos que realizar en las próximas décadas, poner en práctica esta teoría significaría:

    1/ Evitar a toda costa el crecimiento de las ciudades por encima de un millón de habitantes, especialmente de nuestras Metro y Megápolis y las grandes conurbaciones.

    2/ Para absorber el desenfrenado aumento de la población mundial, donde esto surja, tenemos que construir nuevas ciudades orgánicas con los tamaños y estructuras arriba descritos.

    3/ Para evitar la tendencia migratoria de la población de las zonas rurales hacia los grandes núcleos urbanos, tenemos que promover las construcciones en estas zonas, rehabilitando los edificios físicamente sanos y con valores históricos y culturales de los poblados y pequeñas ciudades abandonadas equipándolas con edificios religiosos, sociales, deportivos, etc., llevando industria y negocio para mejorar el ambiente socio-cultural y posibilidades de trabajo, creando con ello nuevos focos de atracción que podrían recuperar la población emigrada y restablecer la industria agropecuaria.

    Estos asentamientos humanos, capaces de dar dos hogares a sus habitantes, uno en sus casas, para satisfacer diariamente sus necesidades íntimas y particulares y otro en sus calles, plazas, y lugares recreativos y deportivos, para satisfacer sus necesidades socio-culturales, que su naturaleza psico-somática exige, con su ambiente humano ayudarían mucho a restablecer este equilibrio perdido de su naturaleza psico-somática, que le permitirá vibrar al unísono con las Leyes de la Naturaleza, crear obras sin dificultar la perfecta armonía con su medio ambiente y encontrar allí el hombre su felicidad y alegría de vivir.

    Madrid, 3 de Mayo de 2007
    Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto

Inicia sesión para enviar comentarios